«

»

Feb 24

Sotomayor: “En Cuba no somos pobres. No hay analfabetos ni niños sin cobertura médica”

“Con Obama se había avanzado, pero Trump es el presidente más duro que ha habido con nosotros”, dijo el dueño del récord de salto alto.
 Javier Sotomayor es el máximo embajador que tiene el deporte cubano en el mundo. Lleva 32 años siendo el dueño del récord mundial de salto alto y hace 27 batió su propia marca para dejarla ahí hasta hoy. En los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 se colgó la medalla de oro y el 27 de julio de 1993 estableció la plusmarca vigente en Salamanca, donde saltó la friolera de 2,45; un centímetro más que un arco de fútbol.En entrevista con La Vanguardia, el ex atleta cubano recordó que a los 16 años ya saltaba 2,33. A esa altura llevaba seis bajo un régimen de entrenamiento que apunta a la excelencia. Las medallas olímpicas eran (y son) asunto de estadio en su país natal, por lo que se enroló en la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE). “Si te gusta, no te importa el sacrificio. Es lo que veo ahora en mi hijo Jaxier, de 12 años”, contó.El hoy secretario general de la Federación Cubana de Atletismo utiliza el deporte como uno de los argumentos para asegurar que en su país no existe la pobreza. “Pobres no somos. En Cuba no hay analfabetos, ni niños sin cobertura médica. Ni niños, ni adultos. Y no hay gente desnutrida. En el deporte, la ciencia y la educación estamos entre los mejores del mundo”, asegura, sin dejar de reconocer que hay dificultades económicas.

“Económicamente sufrimos limitaciones. Han cambiado nuestros dirigentes, pero la política sigue igual. Con Obama se había avanzado. Con Trump hemos retrocedido el doble. Trump es el presidente estadounidense más duro con nosotros que ha habido nunca”, afirma, recordando que el bloqueo no sólo limita a su país, sino también “a quien quiera tener negocios con Cuba”.

“Hay bancos que no pueden entrar. Hoteles que se retiran. Otros que cierran. Por culpa del bloqueo, algunos de nuestros atletas todavía no han cobrado los premios internacionales que se ganaron (…) En los años de Obama se notó gran mejoría en el turismo. Vinieron muchos americanos. Nos pusimos de moda. Los hoteles no daban abasto y las casas particulares, tampoco”, recordó.

A raíz de esa bonanza económica, el propio Sotomayor utilizó parte de su casa para poner un negocio; el Sports Bar 245, en homenaje a su récord mundial. Luego lo cerró porque no tenía demasiado tiempo para dedicarle, pero confía en que vuelva a estar activo porque “un amigo promete reabrirlo”.

Tomado de: http://radio-miami.org/2020/02/12/sotomayor-en-cuba-no-somos-pobres-no-hay-analfabetos-ni-ninos-sin-cobertura-medica/